¿Por qué el azul es de niños y el rosa de niñas?

¿Por qué el azul es de niños y el rosa de niñas

Desde pequeños se nos enseña que el color azul es para los niños y el rosa para las niñas. Estamos acostumbrados a verlo cuando, por ejemplo, nuestra madre le regala unos patucos rosas a nuestra primita recién nacida o cuando la abuela hace un trajecito de lana azul a nuestro hermano pequeño. Así que damos por hecho que siempre ha sido así. Pero no siempre lo fue. ¿Sabéis que el color rosa fue en un principio el color de los chicos y el azul el de las chicas? Es una curiosa historia.

Resulta que hace mucho tiempo el color que se asociaba a la realeza era el rojo: además de ser el color del poder era tan caro que sólo podían permitírselo los reyes. Pues bien, a los príncipes se les vestía de rosa porque era una especie de rojo de “baja graduación”. Como al rey le seguía el heredero, al rojo le seguía el rosa.

El caso del color azul para las niñas es todavía más curioso. El azul es el color del cielo, así que era el ideal para las representaciones en cuadros de la virgen María. También era el color más caro después del rojo. Así que como la virgen María era el ejemplo de virtud para las niñas y las princesas lo llevaban se convirtió en el color femenino.

Hasta ahí bien, hasta cierta lógica pero, ¿qué pasó?, ¿cuándo cambió el significado de ambos colores? Fue hace relativamente poco tiempo, después de la Primera Guerra Mundial. Seguro que os han dicho en clase que esta guerra cambió el mundo; y también lo hizo con la moda: los vistosos uniformes de color rojo eran demasiado llamativos, por lo que cambiaron por otros de colores más oscuros. Así que el rojo dejó de ser el color de los valientes guerreros.

¿Qué color era el más adecuado? El azul oscuro, que llamaba menos la atención en combate. Y como ya sabéis que muchas veces la moda imita lo militar… ¡pues nuevo color en boga! Además, se había descubierto la manera de crear tinte para ropa azul de manera artificial, lo que abarataba el coste de las prendas de este color. Y como sabéis que a los niños siempre se les asociaba a juegos de guerreros, pues para ellos el azul.

Por otro lado las niñas comenzaron a utilizar el rosa porque el rojo seguía teniendo cierta fama como color lujoso y de realeza (recordad eso que se decía de que “cada niña era una princesa”), pero en una tonalidad más baja y diluida que, de paso, la hacía más barata. Las pequeñas se empezaron a vestir de rosa y así ha permanecido la cosa hasta entonces.

Bueno… ahora que lo pensamos la cosa está cambiando. Si no pensad en la ropa de vuestros padres, ¿a que papá tiene por ahí alguna camiseta rosa y mamá tiene vestidos azules? Afortunadamente la elección del color que nos gusta para la ropa ya no tiene nada que ver con nuestro nacimiento. Alguna ventaja debía tener la moda.

Aquí tienes disponible los contenidos de nuestro boletín agrupados por mes o por respuestas


Temas ordenados por:


¡Inscríbete!Catálogo gratuito

Más información
He leido y acepto los Términos y Condiciones.