Pippi

Quizá no os suena ahora, pero en tiempos Pippi Calzaslargas (también llamada “Pepita Mediaslargas” o “Pippi Longstocking”) fue un fenómeno, un personaje adorado por las niñas del mundo entero, sobre todo a raíz de las constantes repeticiones de su serie de televisión (emitida por primera vez en 1969). Preguntad si no a vuestra madre.

Os hablará de una chiquilla pelirroja vestida de una extraña manera, con unas medias de colores que le quedan largas y unos enormes zapatos. Aunque es huérfana de madre y su padre trabaja lejos de Suecia – es el rey de los piratas congoleños – no vive sola: le acompañan en casa un pequeño mono, llamado “Señor Nilsson”, y un caballo a lunares, el “Pequeño Tío”.

Pero antes de ser conocida mundialmente por la tele Pippi ya era un personaje famoso en Suecia. El personaje nació en 1941, cuando la escritora Astrid Lindgren improvisaba un cuento para su hija enferma. La historia era tan fantasiosa y divertida que Lindgren la acabó contando a las visitas.

Las aventuras de Pippi se habrían quedado en un cajón de no ser por un accidente: Lindgren se partió una pierna y para entretenerse durante la convalecencia siguió escribiendo la historia. Su intención no era otra que regalarle el manuscrito a su hija, pero el relato era bueno, así que decidió mandarlo a una editorial, pero fue rechazado. Sin rendirse, Astrid envió una copia a un concurso organizado en 1945 por otra editorial. Obtuvo el primer premio: su publicación. La pequeña Pippi Långstrump (así se llama en su versión original) tuvo un éxito tremendo. Con deciros solamente que sus 12 libros han sido traducidos a 70 idiomas

Pippi y sus amigos

¿Cuál es su secreto? Es una chica aventurera, segura de sí misma, que siempre ve el lado divertido de las cosas, tiene un cofre lleno de monedas de oro… eso para unos. Para otros la cosa va más allá: Pippi podría ser un símbolo de la liberación de la mujer debido a su carácter fuerte, a su independencia y a su costumbre de no dejarse influir por nada ni nadie. La verdad, no nos extrañaría ver a una Pippi mayor convertida en una exitosa emprendedora, en una aventurera al más puro estilo “Indiana Jones” o en una reportera viajera.

Pero, ¿qué pensaba su autora? La señora Lindgren nunca pensó en hacer de Pippi una abanderada de la lucha social. Ella siempre insistió en que su intención era divertir tanto a niñas como a niños.

Así que si no conocíais a esta singular niña ya os la hemos presentado. Ahora sólo queda que leáis alguna de sus historias. Seguro que os gustará .

Aquí tienes disponible los contenidos de nuestro boletín agrupados por mes o por personaje


Temas ordenados por:


¡Inscríbete!Catálogo gratuito

Más información
He leido y acepto los Términos y Condiciones.