Edad de los porqés

Si hay una edad temida por los padres, esa es la edad de los "porqués". Más que nada porque nuestros hijos nos algunas formulan preguntas que ni siquiera nosotros sabemos responder.

Bromas aparte, esta etapa, entre los 3 y los 4 años, es una de las más importantes para el desarrollo del niño. El lenguaje florece y, al no satisfacer su curiosidad la manipulación de objetos o la observación, pregunta acerca de todo lo que ve a quienes considera que tienen más experiencia en el mundo: los mayores.

El niño quiere saberlo todo y al momento, por lo que es probable que nos abrume con muchísimas cuestiones. Hay que ser paciente y, aunque parezca evidente, hay que recordarse que nuestro hijo o hija no pretende acabar con nuestra paciencia. Solamente tiene mucho afán de conocimiento.

De igual manera desarrolla su lenguaje. A través de los "porqués" también está experimentando la manera de preguntar e incluso de entonar sus dudas. Muchas veces las preguntas se convierten en un juego, lo que les lleva a hacer muchas sin esperar una respuesta o incluso a repetir la misma varias veces, buscando nuestra atención.

Insistimos en ello: es fundamental no agobiarse ni desesperarse. Para muchos es incluso recomendable tomarse el asunto de la misma manera: como un juego. Los niños disfrutan con el mero hecho de hablar, así que ¿por qué no hacerlo también nosotros?

Debemos procurar convertir el interrogatorio en una conversación e, incluso, responder con alguna pregunta para que el niño nos responda y llegue por sí mismo a una conclusión.

Lo único que está prohibido es engañar o ridiculizar la pregunta o el "debate". Los niños confían en nosotros, eso hay que tenerlo presente en todo momento.

Pensémoslo bien: ver crecer a nuestro hijo es una gran experiencia y tenemos que procurar disfrutar con ello.

Aquí tienes disponible los contenidos de nuestro boletín agrupados por mes o por árticulo


Temas ordenados por:


¡Inscríbete!Catálogo gratuito

Más información
He leido y acepto los Términos y Condiciones.