Dulce de navidad

Si hay algo que podemos ver por todas partes en navidad son los dulces. Turrones, mazapanes, polvorones… Parece como si no hubiera dulces a lo largo del año y, de repente, los hubieran soltado todos a partir de diciembre. ¿Por qué hay tantos?, ¿cuáles son sus orígenes?, ¿por qué se comen en navidad y no en otro tiempo? Bueno… vamos a tratar de contestaros.

Turrón: se cuenta que los primeros turrones los elaboraron los árabes que en la Edad Media vivían en Sejona (actual Jijona). Tras la Reconquista continuó la costumbre de elaborarlo. ¿Y por qué se consume en Navidad? Según un documento de 1582 porque la ciudad de Alicante pagaba parte de los salarios de diciembre a sus funcionarios con turrón.

Mazapán: todo parece indicar que también es un dulce de origen musulmán; pero una bonita leyenda cuenta que allá por el siglo IX unas monjas de Toledo hicieron frente a una hambruna debida a la escasez de trigo con un pan elaborando bollos con los sobrantes de azúcar y almendras. Aunque hoy se toma sólo en navidad según algunos documentos – entre ellos una obra de Lope de Vega- también se comía mazapán durante la noche de San Juan.

Polvorones y mantecados: nacieron en Andalucía en el siglo XVI (unos dicen que en Antequera y otros que en Estepona) y por una causa muy curiosa: un año sobró harina de trigo y manteca de cerdo y se decidió dar salida al excedente al final del año.

Panettone: de este pan dulce italiano con forma de gorro de cocinero dicen que ya existía en tiempos de los romanos; pero una leyenda cuenta que el siglo XV un aristócrata milanés declaro su amor a la hija de un panadero fabricando el primer panettone. También se cuenta que el primero nació porque el cocinero del noble más importante de Milán tuvo que improvisar un postre para la cena de nochebuena de su señor con lo que quedaba en la cocina.

Roscón de reyes: el roscón es el nieto de un pan dulce que hacía los romanos para celebrar las Saturnales (fiestas que tenían lugar en la fecha en la ahora celebramos la navidad). Pero que lleve una sorpresa en su interior viene del siglo XVIII, cuando el cocinero del rey francés Luis XV introdujo metió de un roscón una moneda de oro. En nuestro país lo introdujo un familiar de Luis XV, que sería el rey Felipe V de España. Por cierto, lo de meter un haba se debe a que cuando se puso de moda entre todas las familias españolas muy pocos se podían permitir una moneda de oro.

Estos son los orígenes de los dulces más típicos de navidad. Hay muchos más, claro. Y, si os ponéis a investigar - cosa que os recomendamos- veréis que hay cosas muy, muy curiosas.


Temas ordenados por:


¡Inscríbete!Catálogo gratuito

Más información
He leido y acepto los Términos y Condiciones.