Gatete

Si hay un gato en vuestra casa sabréis cuál es el más tranquilizador de los ruidos… ¡el ronroneo de nuestro amigo! Cuando se sube a nuestras rodillas y comienza a hacer ese característico “purrr, purrr” todo se calma e incluso puede hacer que nos quedemos dormidos.

Pero, ¿cómo hacen este ruido?, ¿cómo son capaces de mantenerlo todo el tiempo que ellos quieran?, ¿significa algo más que “estoy tranquilo, contento y tengo ganas de caricias”?

Respecto a cómo lo hacen no hay certeza. La teoría más aceptada es que lo producen al hacer el diafragma (el músculo que está bajo los pulmones y permite la respiración) oprima la vena que lo atraviesa. Al apretar y relajarse provocaría un flujo sanguíneo con más presión que daría lugar a una vibración transmitida por los bronquios.

Otra teoría apunta a que lo hacen con un juego de “falsas cuerdas vocales” que rozan con las verdaderas. Es la más fácil de comprender, pero lamentablemente es la que tiene más papeletas para ser mentira.

También hay una tercera que dice que se produce cuando los gatos hacen vibrar la laringe a gran velocidad. El ruido se produciría cuando el aire de la respiración pasa por la laringe. Es como cuando nosotros hacemos temblar la garganta, pero hay un inconveniente: si lo hicieran así no podrían ronronear más que unos segundos.

Para muchos de nosotros es un ruido que hacen cuando están contentos; pero los especialistas han notado que hay varios tipos de ronroneo. Así han distinguido entre el “agradecido”, que el que hacen cuando algo les gusta, y el “anticipatorio”, que se da cuando quieren conseguir algo. Por ejemplo, con el anticipatorio nos dirían que quieren que les acaricimientos y con el agradecido nos hacen saber que les gustan esos mimos.

Igualmente se ha comprobado que el ronroneo se da cuando el animal está estresado, dolorido e incluso a punto de morir. Para la mayoría de expertos esto tiene una explicación sorprendente: ¡es probable que el gato esté pensando en tiempos más felices o recordando una situación agradable para apaciguar su dolor! Quizá, apuntan, se deba a que desde el segundo día de vida pueden hacer este ruidito para comunicarse con su madre. ¿Estarán acordándose de cuando estaban calentitos y cuidados en un lugar protegido?

Aquí tenéis algunas respuestas pero, ahora que nos lo recuerdan, hay una que suele surgir cuando se habla de este asunto: ¿es cierto que el gato es el único felino que sabe ronronear? Bueno… tampoco hay una respuesta clara. Al parecer los pumas, guepardos y ocelotes podrían hacerlo, incluso los tigres en determinadas circunstancias.

Ahora ya sabéis algo más sobre la manera de comunicarse con vosotros que tiene vuestro peludo amigo. ¡Parece mentira cuantas cosas nos puede decir sin saber hablar, sólo con un ruidito!

Aquí tienes disponible los contenidos de nuestro boletín agrupados por mes o por respuestas


Temas ordenados por:


¡Inscríbete!Catálogo gratuito

Más información
He leido y acepto los Términos y Condiciones.