Lectura

Aunque a día de hoy existe cierta polémica en torno a la edad adecuada para comenzar el hábito de la lectura todo el mundo coincide en que la educación del niño debe complementarse con diferentes tipos de lecturas. Pero, ¿cuáles son las más adecuadas para empezar?, ¿debemos guiar a nuestros hijos o dejarles escoger por sí mismos?

Aunque sea bonita la idea de que nuestros hijos comiencen a amar la lectura con los mismos libros con los que nosotros lo hicimos debemos tener en cuenta que, para muchas cosas, los tiempos han cambiado, incluso la forma de hablar o expresarse es distinta. Hay que tener en cuenta que para iniciar a nuestros hijos hemos de tener en cuenta cómo es también el mundo que les rodea y qué temas pueden resultarles interesantes.

Eso también significa que debemos dejarles actuar en la selección de títulos y valorar sus elecciones. Eso no significa que “hagamos la vista gorda” en el caso de que escoja un libro no adecuado a su edad; pero sí que respetemos su elección si le gusta más El pirata Garrapata que El Principito.

Otra cosa que tampoco debemos olvidar es que todos nos hemos iniciado en la lectura por puro placer, por evasión o por estimular la imaginación. No exijamos a los niños que, de la noche a la mañana, se pongan con textos meramente educativos o grandes clásicos de la literatura. Comencemos mostrándoles que leer es un buen entretenimiento.

Pero, ¿existen pautas para que podamos elegir una lectura idónea según la edad de nuestros hijos? Se podría decir que la mejor pauta es la que pasa por mirar el propio libro pues todo lo que necesitamos saber está en sus tapas, su sinopsis y su índice; pero algunos especialistas dicen que debemos tener en cuenta tres periodos: aquel que llega hasta los 4 años, en el que deben primar libros de conocimientos con tramas sencillas (del tipo “Conoce a los animales”); otro que termina a los diez años, en el que primarán las ilustraciones y las tramas del tipo “cuento de hadas”; y otro que llega hasta los 12 en el que se comienza a madurar como lector y en el que se buscan las tramas de aventuras y personajes con los que sentir empatía.

De todas estas recomendaciones podemos colegir que más que electores nosotros, como padres, debemos ser consejeros. Además, resulta preciosa la sola idea de que nuestros hijos nos acompañen a nuestra librería favorita a echar un vistazo.


Temas ordenados por:


¡Inscríbete!Catálogo gratuito

Más información
He leido y acepto los Términos y Condiciones.