Batman

Una noche unos ladrones acabaron con los padres del millonario Bruce Wayne. Desde aquel momento juró, no solamente acabar con el crimen, también aterrorizar a los malhechores. Se hizo un disfraz de murciélago… y se convirtió en Batman.

La historia del origen del caballero oscuro varía dependiendo del guionista, pero en esencia se puede resumir en el primer párrafo. Pero, ¿cuáles son sus verdaderos orígenes?, ¿cómo nació un personaje tan potente como Batman?

Ante el éxito de Superman, la editorial que sería más tarde la famosa “DC”, decidió crear un nuevo superhéroe. Los jefes de la editorial encargan a varios dibujantes, entre ellos un joven llamado Bob Kane, que imaginó un héroe que sería todo lo contrario a Superman: un humano sin poderes pero muy inventivo, que creció en un hogar adinerado y que más que hacer el bien desea venganza. Se basó en tres personajes para su creación: en un famoso justiciero enmascarado llamado “El Zorro”, el creativo inventor Leonardo Da Vinci, y en un criminal de una película de 1930 llamado “El murciélago”.

Sin embargo había algo que no convencía a los editores: este Batman llevaba un simple antifaz, mallas rojas y un par de alas de murciélago rígidas a la espalda. Había potencial para el personaje, pero su apariencia era para muchos ridícula. Aquí es donde entra en escena la polémica figura del guionista Bill Finger, que ya había trabajado con Kane. Él sugirió cambiar el uniforme de rojo a gris, sustituir las alas por una capa negra y cambiar el antifaz por una capucha que le cubriera media cara y que tuviese unas orejas puntiagudas. Por ahí se dice que la aportación de Finger no se quedó ahí, sino que también aportó la idea de la doble identidad del héroe y su origen tras un asesinato en un oscuro callejón de Gotham.

En 1939 aparecería la primera historia del murciélago en el mítico “Detective Comics” Nº27. Tuvo mucho éxito, pero la editorial pensó que era un personaje demasiado “tétrico”, por lo que se decidió darle un compañero al héroe con el que los lectores más jóvenes se identificaran. La primera idea de Kane fue crear un ser mitológico parecido a un duende; pero Finger pensó en un compañero humano. Kane creó entonces a Robin: un chico con un simple antifaz y traje rojo (¿os suena?). Y de ahí a la historia del comic.

Un dúo dinámico creado por otro dúo dinámico que, por cierto, acabó bastante mal. Pero esa es otra historia. Os animamos a conocer el resto de la historia. ¡No tiene desperdicio!

Aquí tienes disponible los contenidos de nuestro boletín agrupados por mes o por personaje


Temas ordenados por:


¡Inscríbete!Catálogo gratuito

Más información
He leido y acepto los Términos y Condiciones.