Buey y mula

Puede que el buey y la mula sean los personajes más simpáticos del belén. Pero pasa algo extraño con ellos: desconocemos por qué están ahí. Sabemos qué significado tienen los pastores, los romanos y los ángeles, qué hacen ahí los reyes magos y, por supuesto, por qué el niño Jesús es el protagonista; pero con esos dos animales...

Damos por hecho que están ahí porque, de otra manera, no sabríamos que donde nació Cristo es un pesebre y no una casita. Pero teniendo en cuenta todo el simbolismo que rodea el belén, ¿deberíamos quedarnos con esa explicación? Mucha gente piensa que no, que si son precisamente un buey y una mula y no una gallina y un cerdo es por algo.

El problema está en que no hay documentación o escritos al respecto que lo expliquen con claridad. Así que, como siempre en estos casos hay varias teorías. Os vamos a contar algunas de ellas.

  1. Los mansos: tanto un buey como una mula son animales de granja, amaestrados y dóciles. Para muchos estos dos animales representan a los mansos que, según las bienaventuranzas, herederán la tierra.

  2. Los deberes y avisos: hay gente que piensa que el buey, a ser un animal grande y calentar con su aliento al niño, recuerda al que vea el belén que tiene que mantener un ambiente cálido y protector en su casa; mientras que la mula, al ser un animal trabajador y modesto, nos dice que debemos ser humildes.

  3. Los símbolos primitivos: para otros estos dos animales serían los emblemas de las antiguas sociedades que, finalmente, se unen. Por un lado el buey sería el de los pueblos sedentarios y agrícolas; mientras que la mula sería el de los ganaderos y nómadas.

  4. El sol y la luna: también se dice que el buey, grande y de color tostado, es el sol; y la mula, pequeña y gris, es la luna. Eso querría decir que incluso los seres más opuestos adoraron al niño Dios.

  5. La fecha: es parecida a la teoría de antes pues el toro seguiría siendo el sol y la mula la luna. El cambio está en que al ser el buey más grande que la mula representaría el solsticio de invierno (cuando el día es más largo que la noche) y que precisamente esta sería la fecha del nacimiento de Jesús (entre el 20 y el 24 de diciembre).

Belén

Hay muchas más teorías al respecto, pero estas son las más interesantes y las que cita más gente. Sin embargo a nosotros nos sigue gustando más el cuento tradicional que explica su presencia y que cuenta lo siguiente…

…Un viejo campesino decidió sacrificar al viejo buey y la anciana mula que tenía porque ya no eran aptos para el trabajo. Sin embargo, la noche anterior al día en el que iba a matarlos, las pobres bestias huyeron de su establo pues sabían el destino que les esperaba. Vagaron por varias calles hasta encontrar un pesebre en el que vieron a un matrimonio con un pobre bebé que tiritaba. Ambos animales sintieron pena por el pequeño y se decidieron a darle calor con sus cuerpos y su aliento. Como os podéis imaginar aquel niño era Jesús. Así que Dios, agradecido, hizo rejuvenecer a los dos animales, que volvieron a su antiguo establo dando una gran sorpresa a su dueño.

¿Os ha gustado? Bueno… ahora ya sabéis del buey y la mula mucho más que algunos mayores… así que podéis contarles el cuento cuando vayan a ver el belén de vuestra casa.

Aquí tienes disponible los contenidos de nuestro boletín agrupados por mes o por respuestas


Temas ordenados por:


¡Inscríbete!Catálogo gratuito

Más información
He leido y acepto los Términos y Condiciones.