Estaciones

A la primavera le sigue el verano, al verano el otoño, y al otoño el invierno. Es así cada año y tan acostumbrados estamos a ello que quizá no hemos reparado en lo fascinante que es el fenómeno de las estaciones. ¿Por qué se producen?

Como todos sabéis la Tierra gira en torno al sol (rotación) y también alrededor de si misma (traslación). Ese eje imaginario que atraviesa nuestro planeta no es recto, sino que está inclinado unos grados (por eso los globos terráqueos que tenéis en vuestra habitación o que veis en clase están "torcidos"). Así, mientras hace la rotación y la traslación siempre hay una parte del mundo que está más cerca del sol que la otra. Como os podéis imaginar la parte más cercana es la que recibe más calor y la más lejana la que se enfría. Se podría decir que las estaciones se deben a un enfriamiento progresivo. Es como cuando os acercáis a la estufa de casa: si os alejáis de ella tenéis más frío.

Pero entonces, ¿por qué hay fechas señaladas para el comienzo de las estaciones? Se debe a cuatro momentos del año: solsticio de invierno, equinoccio de primavera, solsticio de verano y equinoccio de otoño. Son palabras un poco complicadas, ¿verdad? Os vamos a contar en qué consisten.

Los solsticios (de invierno y verano) se producen cuando el sol alcanza su menor o mayor altura en el cielo debido a la inclinación de nuestro planeta. Este momento se produce dos veces al año: hacia el 21 de junio y hacia el 21 de diciembre. Que el sol esté es su punto más bajo o más alto supone, además de recibir más o menos calor, que los días sean más cortos o más largos que las noches. Como ya sabéis esta es una de las razones por las que cuando en el hemisferio norte es verano, en el sur es invierno.

Los equinoccios (de otoño y primavera) ocurren cuando el eje de la tierra se pone "recto" y los rayos del sol caen directamente sobre el ecuador. Esto tiene lugar hacia el 20 de marzo y hacia el 22 de septiembre. Eso supone que pese a que las temperaturas son suaves, en una parte del mundo tiende a hacer más frío debido, una vez más, a la inclinación de nuestro planeta y la órbita elíptica (no circular) que describe alrededor del sol.

Este es, en resumen, el motivo porque el que distinguimos cuatro estaciones. Aunque ya sabéis que en muchos países entre el ecuador y los trópicos sólo hay dos estaciones: la seca y la húmeda. Pero eso es otra historia. Como siempre, os invitamos a documentaros por vuestra cuenta. Encontraréis datos fascinantes.

Aquí tienes disponible los contenidos de nuestro boletín agrupados por mes o por respuestas


Temas ordenados por:


¡Inscríbete!Catálogo gratuito

Más información
He leido y acepto los Términos y Condiciones.