Saturno

Su imagen es tan reconocible y tan fascinante que muchos de nosotros hemos dibujado a Saturno cuando hemos imaginado una escena en el espacio exterior. Sus anillos nos maravillan y nos intrigan. "¿Cómo se formaron?", "¿de qué están hechos?", "¿cuánto tiempo llevan ahí?" son preguntas que todos nos hemos hecho. Vamos a tratar de responderlas de manera sencilla.

No se sabe a ciencia cierta cómo se formaron, aunque sí dos tesis: una afirma que los anillos se formaron a partir de partículas en suspensión que empezaron a orbitar alrededor del ecuador de Saturno y que debido a la gravedad del planeta no llegaron a colisionar para formar una luna.

Si esta tesis resulta curiosa la segunda es espectacular: algunos especialistas en la destrucción de una de las lunas de Saturno. Un cometa o un meteorito suficientemente grande habría colisionado sobre esa luna, destruyéndola, y los fragmentos, dispersos, habrían formado los anillos hace unos 100 millones de años.

Sin embargo hay otra teoría fascinante que está tomando fuerza en los últimos años y que podría explicar la formación si no de todos, sí al menos la de uno de los anillos. El anillo "E" al parecer está formado por partículas de hielo en suspensión que no tendrían más de un millón de años de antigüedad (eso en el espacio es ser jovencísimo), ¿cómo han llegado hasta ahí? La respuesta podría estar en los gigantescos géiseres de la luna llamada "Encélado". Como sabéis un géiser es una especie de "fuente" que lanza un chorro de agua o vapor hacia arriba. Pues bien, los géiseres de Encélado son tan grandes y potentes que lanzarían su carga hacia al espacio, que se congelaría debido a las temperaturas bajas más allá de la atmósfera.

Otros tantos científicos piensan que todos tienen razón y que los anillos se han formado por la mezcla de las distintas circunstancias que os hemos mencionado. Al fin y al cabo hay varios anillos con distinta composición (los hay de hielo, de roca, de óxido de hierro...) así que, ¿por qué no pudo explotar una luna a cuyas partículas se unirían otras en suspensión y a las que se les añadiría el hielo de los géiseres de Encélado?

Por cierto, de lo que hoy duda es que los anillos de Saturno no son sólidos. Las partículas son tan pequeñas que podríamos atravesarlos como quien atraviesa una niebla o una nube de polvo. En cierta manera es una lástima que podamos saltar de anillo en anillo como saltamos de roca en roca para atravesar un río.

Sea como sea y sea cual sea la teoría que sea cierta es muy probable que los anillos sigan ahí muchísimo tiempo, llamando nuestra atención y haciéndonos soñar con viajes espaciales. Si algún día veis el planeta ante un telescopio pensadlo bien: pase lo que pase en el mundo podréis enseñar esos mismos anillos a vuestros nietos.

Aquí tienes disponible los contenidos de nuestro boletín agrupados por mes o por respuestas


Temas ordenados por:


¡Inscríbete!Catálogo gratuito

Más información
He leido y acepto los Términos y Condiciones.