Gilito McPato

El tío Gilito (también conocido como "Rico McPato" o "Scrooge McDuck") es uno de los familiares más famosos del pato Donald. ¿Quién no sería famoso si tuviera tanto dinero como para poder llenar una piscina de billetes y monedas?

Este personaje es uno de esos que parecen tener vida propia. Su creador, Carl Barks lo dibujó un buen día de 1947 como personaje episódico (se llama así a los que aparecen una vez o como secundarios en una sola historieta). Sin embargo el tío Gilito tenía carisma: no en vano para su creación el señor Banks se había basado en el conocidísimo Señor Scrooge del "Cuento de navidad" de Dickens y en el poderoso millonario escocés Andrew Carnegie.

Con estos antecedentes, ¿cómo no iba a ser un personaje notable? Además, a esos modelos se añadían otras características: sí, Gilito es gruñón, avaricioso, tacaño y se porta muy mal con su sobrino Donald pero también es emprendedor, aventurero y, lo más importante, comenzó "desde abajo". McPato era muy pobre pero fue haciendo su fortuna centavo a centavo, moneda a moneda, hasta convertirse en el pato más rico del mundo. Se podría decir que caía bien a los padres trabajadores de los chavales que compraban los comics de Donald (seguramente alguno de estos papás leía las aventuras de Gilito a escondidas soñando con bañarse también en oro).

Por supuesto, como buen millonario, Gilito tenía enemigos entre competidores (como Rockerduck), ladrones (como los Golfos Apandadores) y envidiosos (como la bruja Mágica, que pensaba que la primera moneda que ganó Gilito tenía poderes). Y ya sabéis: tener enemigos cuando se es un personaje de tebeo significa disfrutar de una aventura nueva cada día. Muchas de las historias más trepidantes de Donald y sus sobrinos comenzaban cuando alguno de esos villanos estaban a punto de hacer perder sus ingresos al tío.

Desgraciadamente en estos tiempos la figura del tío Gilito está un poco de capa caída: muchos le consideran un mal ejemplo para los niños por su tacañería y por representar a ese tipo de empresario al que sólo le preocupa su dinero por encima de todo. Sin embargo, a lo largo de los años muchos han sido los que han aprendido lo positivo que es ahorrar gracias a él. Discusiones aparte lo cierto es que a muchos nos ha pasado lo mismo con la familia de patos de la Disney: cuando somos niños queremos ser como los sobrinitos, cuando crecemos comprendemos a Donald y cuando nos hacemos mayores sentimos simpatía por Gilito.

Aquí tienes disponible los contenidos de nuestro boletín agrupados por mes o por personaje


Temas ordenados por:


¡Inscríbete!Catálogo gratuito

Más información
He leido y acepto los Términos y Condiciones.