Spiderman

Pide a tus amigos que te digan el primer superhéroe que les venga a la cabeza. Antes o después (y aunque el grupo sea pequeño) alguien dirá "Spiderman". Bueno… puede que no solamente a tus amigos: seguramente tu hermano mayor, tu madre o incluso tu abuelo también te dirán "el trepamuros".

Y es que, aunque parezca eternamente joven, Peter Parker tiene ya 50 años. Y por supuesto le ha pasado de todo: se ha enfrentado a los supermalvados más peligrosos, ha participado en guerras en otras dimensiones, se ha casado, incluso se ha enfrentado a un clon. Debería estar viejo y cansado… pero por él no pasan los años.

El trepamuros nació en 1962 cuando el mítico guionista Stan Lee buscaba un nuevo personaje con el que repetir el éxito de "Los Cuatro Fantásticos" y "Hulk". Lee tenía muy claro que quería un personaje adolescente, con el que los principales lectores de la editorial Marvel se identificaran. Y no sería un adolescente triunfador, de esos que son capitanes del equipo de fútbol, tienen mucha popularidad y una novia animadora. Se trataría de una persona atormentada, un chico tímido al que muchas cosas le salen mal cuando no va de superhéroe (marca de la casa de Stan Lee). Es decir, alguien como cualquiera de nosotros.

Los editores no confiaban mucho en un héroe así. Pero el primer número de sus aventuras se vendió muy bien. El secreto de su éxito era precisamente el carácter de "pringadillo" de Peter Parker y el hecho de que su vida cambiara radicalmente para peor por creerse "el mejor del mundo": convertido en una celebridad del mundo de la lucha no detiene a un ladrón porque "no es su trabajo". Sin embargo será ese ladrón el que destroce su vida al matar a su tío Ben. A partir de entonces, sintiéndose culpable, decide combatir el mal. Por mucho que se disfrazara y tuviese superpoderes Spiderman no detenía a los malos por creer en el bien o por venganza: lo hacía para superar su sentimiento de culpa. Eso le hacía mucho más complejo y creíble.

Igualmente creíble le hacían sus muchos problemas: un supervillano mata a su novia, su tía no puede saber que Peter es también un superhéroe porque teme a Spiderman, su trabajo está muy mal pagado, no llega a fin de mes y encima sus luchas contra el crimen no le permiten estudiar para aprobar los éxamenes. Nunca la vida de un "bueno" había sido tan "mala"… tanto que en varias ocasiones Peter Parker ha pensado en dejar de disfrazarse de araña. Esa es la esencia de Spiderman, lo que nunca debe cambiar pese a que sus aventuras se hayan vuelto cada vez más extrañas y algunos se empeñen en rehacerlas con clones, mundos alternativos y nuevos universos. Lo que importa es que Spidey perfectamente podría ser un amigo al que podríamos echar una mano.

Aquí tienes disponible los contenidos de nuestro boletín agrupados por mes o por personaje


Temas ordenados por:


¡Inscríbete!Catálogo gratuito

Más información
He leido y acepto los Términos y Condiciones.