Snoopy

¿Quién no ha querido tener un perro como Snoopy? Inteligente, leal, sensible, aficionado a la aviación… y que viva muchísimo tiempo. Aquí donde le ves el perro de Charlie Brown (también llamado "Carlitos") tiene ¡62 años!

Su primera aparición tuvo lugar el 4 de octubre de 1950, dos días después de la publicación de la primera viñeta de "Peanuts". De hecho Snoopy es más viejo que otros personajes de la tira; por ejemplo Lucy, la sabionda chica morena de vestido azul, y su hermano Linus, el de la mantita, llegarán en 1952.

Sin embargo el desarrollo del perro fue un poco más lento que el del resto de compañeros de Charlie: en su primera aparición era un perro normal y corriente. Hubo que esperar a 1958 para que su pensamiento apareciera escrito en los dibujos, a 1959 para verle andar a dos patas y a 1965 para verle usar por primera vez su máquina de escribir. Eso sí, la curiosa costumbre de dormir en el tejado de su caseta en vez de dentro de ella le viene de siempre.

Esto significa que el perro es un ejemplo de algo que le ocurre algunos personajes: que toman "vida" sin saber por qué. En un principio Snoopy iba a ser un secundario. Ni siquiera ese iba a ser su nombre: Charles Schultz, su creador, iba a llamarle "Sniffy" pero al comprobar que ese nombre ya lo tenía otro personaje de historieta decidió bautizarle "Snoopy", una manera más americana de decir "Snuppa", que era como quería llamar la abuela del dibujante a su tercer perro. Pero, con el tiempo, fue madurando hasta convertirse en el personaje de "Peanuts" más conocido, superando en popularidad hasta el protagonista de la historieta, Charlie Brown. Prueba de ello es la cantidad de juguetes, ropa y complementos en las que aparece ¡incluso llegó a ser la imagen de una compañía de seguros! Snoopy representaba un tipo de inteligencia imaginativa, positiva, optimista y bondadosa que a todo el mundo gustaba.

Pero esto también supuso algo malo para él: tantas veces aparecía en productos de moda que llegó a convertirse, al menos en España, en el símbolo de la superficialidad y del derroche. A lo mejor no recordáis esto, pero hasta hace poco tiempo, cuando se imitaba a la típica "niña tonta rica" se solía decir "Te lo juro por Snoopy". Afortunadamente esa época ya ha pasado y el personaje ha recuperado parte de su identidad original.

Eso es con lo que debéis quedaros: si os gusta Snoopy (recomendamos que leáis sus aventuras) eso significa que sois soñadores y, por encima de todo, muy buenos amigos de vuestros amigos.

Aquí tienes disponible los contenidos de nuestro boletín agrupados por mes o por personaje


Temas ordenados por:


¡Inscríbete!Catálogo gratuito

Más información
He leido y acepto los Términos y Condiciones.