El principito

Aunque no hayáis leído el relato seguro que sabéis quién es porque ya se ha convertido en uno de esos personajes que se ha hecho más famosos que su historia: un niño habitante de un pequeño asteroide que, harto de los reproches de la única rosa que ha conseguido crecer en su estéril mundo, decide viajar y acaba cayendo a la Tierra, donde encuentra a un aviador del que se acabará haciendo amigo.

Vaya… acabamos de hacer un resumen rápido de uno de los mejores cuentos que se han escrito y no nos hemos quedado muy a gusto: hay tantas lecturas, personajes y significados en “El Principito” que, cosas de la literatura, harían falta miles de folios para comentar esta fábula de apenas cien páginas: el zorro que quiere ser domesticado y simboliza la amistad, el amor en la figura de una rosa, la serpiente que no es otra cosa que la muerte (o quizá sí sea otra cosa), los dibujos de un sombrero que resulta ser una serpiente que se ha comido un elefante, el episodio en el que el aviador afirma que no sabe dibujar corderos y pinta una caja diciendo que dentro está el animal…todo tiene su interpretación.

Esta bella y compleja historia fue escrita por el escritor y aviador francés Antoine de Saint-Exupéry. Se cuenta que le dio forma en un hotel de Nueva York, ciudad en la que se encontraba exiliado después de la toma de Francia por parte de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Por aquel entonces era un autor reconocido que se había hecho famoso por el libro “Piloto de guerra”, editado en 1942. Sin embargo se sentía triste y aislado. Para que no se deprimiera la mujer de su editor en América le animó a que escribiera una historia infantil, un cuento en el que el protagonista fuese el niño solitario sin nombre que el aviador siempre dibujaba en su cuaderno de notas y en sus cartas. Saint-Exupéry reunió sus recuerdos, sus pensamientos y emociones… y así nació “El Principito”.

La serpiente que se come al elefante

El relato se publicó en 1943 en Estados Unidos, pero no recibió buenas críticas. En 1946 se editaría en Francia, convirtiéndose en un éxito y haciendo del autor una leyenda. Desafortunadamente Saint-Exupéry no pudo ver su obra convertirse en un clásico: el avión que pilotaba fue abatido por un caza alemán durante la Segunda Guerra Mundial, en 1944, en el mar Mediterráneo.

Desde su publicación niños, mayores, maestros, artistas, filósofos… se han adentrado en sus páginas. Baste deciros que ha sido traducido a 115 idiomas, es uno de los libros más leídos del mundo y la obra francesa más leída del siglo XX. Mucha, muchísima gente, ha declarado que este es su libro favorito y poca gente hay que no se emocione al leerlo.

Así que si no lo habéis leído ya estáis tardando. Aunque bien pensando nunca es tarde para descubrir esta historia que, entre muchas cosas, nos enseña que “sólo con el corazón se puede ver bien... lo esencial es invisible para los ojos”.

Aquí tienes disponible los contenidos de nuestro boletín agrupados por mes o por personaje


Temas ordenados por:


¡Inscríbete!Catálogo gratuito

Más información
He leido y acepto los Términos y Condiciones.