Astenia primaveral

Por qué los niños rechazan los platos de verdura es una pregunta que, para disgusto de los padres, sigue sin respuesta; aunque hace poco apareció un estudio que esbozaba una teoría según la cual todo se debía a cierto instinto "primitivo" de los más pequeños que les lleva a rechazar los alimentos de sabor amargo pues la mayoría de venenos presentes en la naturaleza tiene este sabor. Curioso, ¿verdad?

Si esto es verdad deberíamos dar crédito a la vieja afirmación de que "no se puede hacer nada contra el instinto". Sin embargo sí que podemos adaptarnos a él y usar nuestro ingenio para lograr que nuestro hijo mejore su dieta. Aquí van algunos trucos para que los niños coman verdura.

  • Usar la verdura como guarnición: a menudo la solución es tan sencilla como presentar las verduras como complemento de un filete o una tortilla.

  • Preparar recetas innovadoras: los niños se hartan con facilidad del mismo tipo de plato. Podemos probar cocinar las verduras de distinta manera. Un día podemos ponerlas en ensalada, otro en tortilla, al siguiente en pizza…

  • Mostrar platos divertidos: es laborioso y necesita tiempo e imaginación, pero suele ser de los trucos más agradecidos. "Pintar" un paisaje o una cara hace el plato mucho más atractivo. No olvidemos que los niños "comen por los ojos".

  • Camuflar las verduras: un viejo y efectivo truco realizado alguna vez por toda madre o abuela. Meter las verduras entre, por ejemplo, la masa de las croquetas o de las empanadillas.

  • Presentar la verdura como si fuera un postre: a los niños le encantan los dulces, no sólo por su sabor. Una tarta tiene una forma atrayente y divertida. Podemos servirnos de esta estética y hacer, por ejemplo, un pastel de verdura.

  • Dejar que los niños nos ayuden en la cocina: curiosos y de espíritu inquieto, un niño muestra interés por todo lo que le rodea. Podemos llevarle a la cocina y mostrarle cómo cocinamos la verdura. Seguramente saber de dónde viene y cómo se prepara le ayude a aceptarla.

Por supuesto, estos son algunos consejos. Puede que funcionen todos o puede que no lo haga ninguno (cada pequeño es un mundo). Pero si hay algo que siempre funciona, aunque sea duro, es tener paciencia.

Aquí tienes disponible los contenidos de nuestro boletín agrupados por mes o por árticulo


Temas ordenados por:


¡Inscríbete!Catálogo gratuito

Más información
He leido y acepto los Términos y Condiciones.